domingo, 2 de diciembre de 2012

CANGREJO “PANAMA” DE LOS LITORALES VERAGUENSES


CANGREJO “PANAMA” DE LOS LITORALES VERAGUENSES
ARISTIDES UREÑA RAMOS

-“ ! Buenos días paisano ¡” - es la frase más frecuente, que se oye,  en la grande calle de la avenida central, en esta mañanita invernal de diciembre.

Levantarse tempranito y caminar en las calles desiertas de Santiago, es un vicio que nunca se olvida....es cómo manejar bicicleta,  nunca se olvida.

Aunque si tal vez, es el nostálgico paso veloz,  a llevarme como viento en vendavales en esta empapada mañanita.
  De portal a portal y a veces bajos los almendros, se caminaba en mi niñez, corriendo desde la calle novena hasta el parque central, para no bañarse de los chaparrones.

 Y hoy aquí empapado camino, sin reparo alguno...en esta caricatura de  floreciente ciudad, vendida a judíos placeres, encantadores bazares…… vanidades y presunciones de la  modernidad.

Ciudad huérfana de las grandes  Casonas de maderas,  de techo de tejas, de hojas de zinc, de zócalos de ladrillo, de amplios portales.... para poder  cubrir mí bañado cuerpo de este  aguacero decembrino.
 Los litorales veraguenses

Empapados de tormentas, desde los litorales montijanos,  llegaban en abundancia, tempranito al mercado central, los Cangrejos del Bongo….los más suculentos y apetitosos de las costas veragüenses, siendo esta mi meta……la causa de mi apurado caminar.

Allí, en tertulias con los vendedores,  bajo la lluvia….trataba de aclarar, algunas dudas que me acompañaban desde mi infancia… frutos de narraciones y cuentos montijanos, relatados por mi Padre.
-“Los cangrejos PANAMA, son los más amenos, gustosos y deliciosos”- así me decía mi Papá, cuando hablada de ellos.

 Además  de ser únicos, existían exclusivamente en las costas veragüenses y reconocidas al desnudo ojo, al primer vistazo.

En mi tertulia, trataba de aclarar, mis dudas, titubeando en mis preguntas en busca de descifrar el misterio de los cangrejos panameño…..y fui investido de un rápido recuerdo infantil, quedando inmóvil bajo la inclemente lluvia.

De pequeño, acompañado de mi Madre, dibujaba algunos animales, entre ellos algunos cangrejos, al querer colorar el primer cangrejo, no me acordaba o tal vez no sabía, cuál era el color de los cangrejos y allí mi madre, me sugirió los colores de la bandera de Panamá, blancos, rojo y azul….blanco para las pinzas, rojo para las patas y azul añilina para el caparazón, y que eso no se olvidada nunca, porque como decía mi papá, esos eran cangrejos Panamá.

Compre rápidamente mis cangrejos Panamá, caminando bajo la despiadada lluvia, con mi ropa toda empapada…..sin necesidad de ninguna respuesta, porque en mi corazón yacía durmiente, las respuestas que buscaba.

Por las chorreadas insignias publicitarias, de mi moderno pueblo, camino bañado bajo el aguacero, llevando enclavado muy dentro de mi corazón, mis recuerdos solitarios, que arden en mi memoria,  apretando a mi pecho la bolsa de plástica, este maravilloso fruto de mi tierra, sin duda alguna CANGREJO PANAMA de los litorales veragüenses.
Aristides Ureña Ramos
Florencia Diciembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario